El 2017 ha sido un año absolutamente completo. Con sus momentos buenos y sus momentos… no tan buenos. Con sus retos, sus esperas, sus descubrimientos… ¿qué os voy a contar?

En lo laboral, que es lo que aquí nos atañe, como se suele decir, no me puedo quejar. 

Empecé el año con los últimos coletazos de la edición del programa ‘Gaña a túa sorte‘, para Televisión de Galicia. Enseguida, los ordenadores me siguieron llamando para unirme al equipo de montaje de Voz Audiovisual. Y, por no desprenderme del Final Cut, gocé de una primavera llena de paisajes increibles con ‘Imos Indo’ (programa de Vizuals para TVG pendiente de estreno, ¿será en este 2018?).

 

Foto del multifacético Marcos Pereiro, rodaje de ‘Imos indo’

Al final, los rodajes me conquistaron, y trabajé como script en dos series (Viradeira, Serramoura). Quizás esté todavía abrumada, porque fueron unos meses muy intensos, pero puedo decir con seguridad que he aprendido muchísimo. No solo en las dos series, he aprendido muchísimo a lo largo de todo el año, gracias en gran parte a los equipos de los que me he rodeado. Tengo suerte, ¿qué más puedo decir?

Mi primera clase

¡2017 ha sido el año en el que he impartido mi primera clase sobre el mundo script! Los que me conocéis de hace más tiempo, recordaréis la época en la que daba clases particulares a alumnos del instituto de Allariz (¡ay!). Incluso si vamos un poco más allá, recuerdo que cuando me preguntaban «¿Qué quieres ser de mayor?» siempre respondía «profesora». No sé en qué momento cambiaron las cosas… pero esa es otra historia.

Volviendo a la clase, me ha encantado dar una charla en la Escuela de Ficción de Voz Audiovisual sobre el trabajo de script. Desde que creé el blog cuentosdeunascript.wordpress.com (con el cual yo os machaqué bastante, lo sé) supongo que me faltaba eso, dar un paso más, dar una pequeña clase. Como sabréis, nuestro trabajo es complicado de aprender, no suele haber muchos cursos del tema y menos en Galicia, así que me hace ilusión poder transmitir unas cuantas herramientas para aquellos que tengan interés en la continuidad.

Las bodas

Oh, sí, he seguido haciendo vídeo de boda. Ya sabéis que cada vez menos, ¡los «otros trabajos» me dejan sin tiempo! Pero incluso me he adentrado en el diseño de la web de una de esas bodas. Con wordpress, como siempre, y como he creado también esta misma página que estáis viendo.

2017 ha sido el año de mi primer Same Day Edit, y con «mi» quiero decir el de Laura Cuba, que yo solo grabé, ella fue la que se tragó unas cuantas horas de ordenador en el Pazo de San Fernando para lograr un resultado brillante.

 

Estreno de ‘A Lucenza dos Quesada’

Vaya sorpresa cuando me enteré que se estrenaba hace un par de semanas ‘A Lucenza dos Quesada’, de Adivina Producciones, dirigido por Chema Gagino y con el que tuve el placer de editar mano a mano. Primer documental en el que trabajé como montadora (que no ayudante), allá por septiembre-octubre de 2016. Una EXPERIENCIA en mayúsculas. Ya sabéis que adoro los documentales, y si no lo sabíais, pues ahora… sí.

 

Gente que ha levantado proyectos maravillosos en este 2017

Para terminar, quisiera hacer una mención especial al proyecto de Andrea Valencia. Conozco a Andrea desde hace muchos años y por ello, quizás, me hizo tanta ilusión descubrir su nueva faceta (nueva por el proyecto, que ella ya lleva años en esto) como Comunicóloga y asesora textual. Leer sus palabras motiva a cualquiera a querer emprender, o a querer llevar a cabo un sueño. Y esto no lo digo por decir, yo soy de las que aborrecen los mensajes motivacionales, sin embargo con Andrea es distinto, leer sus entradas es salud. Echadle un ojo a su web, ¡quizás necesitéis sus servicios y aún no lo sabéis!

2017 también ha sido el año de Celia Parra, que ha estrenado por fin su documental Versogramas, del que ya he hablado en otra ocasión, porque lo merece.

Casualidad (o no), sólo hablo de mujeres. Creo que el 2017 también ha sido un buen año para nosotras. Para empoderarnos, para fortalecernos, para hacernos ver. Todavía nos queda mucho, muchísimo camino por recorrer, muchas vallas que saltar, pero estos son solo dos ejemplos de mujeres emprendedoras en el mejor sentido de la palabra (que el peor ya lo conocemos, ser autónomas en España. Ejem.). Así que, ya que estamos, en 2017 cumplieron 6 años las chicas de Cosmethics. Si me seguís en Instagram, seguro que habréis notado mi relación especial con ellas. Las adoro y espero que en 2018 sigan creciendo como hasta ahora. Otras que lo merecen.


Recapitulando

No espero nada del 2018, nada distinto, nada mejor o peor.  En 2018 seguiré con mi yoga, mis series, mis libros, mis comidas, mi intento de Mindfulness, mi gimnasio (¡lo juro!) y mis videojuegos de vez en cuando, también llamados «jueguitos» por una que yo conozco 😉

De momento me dejaré llevar por los proyectos que surjan, a los que abrazaré con ganas de más, siempre.